martes, 28 de mayo de 2013

Historia de un alumbramiento I: el ingreso.

Hacia el final del embarazo ocurrió algo inesperado: me subió la tensión. ¿Por qué? Pues porque a algunas embarazadas les pasa. Y a mí me tocó. A unas les toca aguantar náuseas y mareos y a mí me tocó la hipertensión.

Y eso no era nada bueno, ni para la bebé ni para mí. Para más información, googueleen, que no nos vamos a meter en rollos médicos ahora.

La cosa es que la matrona me tenía controladísima: tomas de tensión diarias, dieta sin sal, caminar una hora al día, vida tranquila,… Pero me dijo una cosa que me dejó fría: si te tiene que subir, te subirá, no hay nada que podamos hacer. ¡Cuánta razón! A pesar de todos los cuidados, a diez días de salir de cuentas mi tensión superó los límites seguros.

Eran las ocho de la tarde del 16 de enero. Yo acababa de llegar a casa después de la última sesión del curso preparto y procedí a tomarme la tensión. Lo repetí hasta tres veces con intervalos de 10 minutos, como me habían enseñado. La cosa no pintaba bien. Además, tenía otros pequeños síntomas: presión en la cabeza, visión de “moscas”, algo más de hinchazón,… Le dejé una nota a 7ven para que me llamara cuando llegara a casa –la cosa no era tan urgente como para tener que salir corriendo- y me bajé a mi última reunión de vecinos como presidenta (de paja, porque todo el curro lo ha llevado mi vecina de piso, ¡qué maja!).

Cuando 7ven llegó a casa y leyó la nota le entraron ganas de darme una colleja. Que tenía que haberle llamado, que si estoy loca, que si blablabla,… Entre risas organizamos lo poco que quedaba por organizar, avisamos a mi madre (-mamá, ¿te apetece que nos vayamos de excursión al hospital?- La pobre la estaba en la cama.), cenamos, me duché tranquilamente y nos pusimos en marcha.

En urgencias nuevas tomas de tensión, análisis, monitorización, exploración, rostros circunspectos,… La doctora nos llamó para darnos los resultados. Que me marchara a casa y pidiera cita con mi ginecóloga para que ella decidiera si me tenían que provocar el parto. ¿Cómo? Mi matrona, que me resulta bastante más fiable que esa doctora imberbe que no conocía de nada y que parecía más estar lavándose las manos que otra cosa, me dejó muy claro que con esa tensión lo más seguro era provocar el parto. Le expuse mis temores a la muchacha. ¿Qué tensión tengo que tener para volver a urgencias? Ante su respuesta, me quedé atónita. ¡Pero si me acaban de tomar la tensión y está por encima de esos valores! De repente, cambió de parecer. Algo así como “el que paga manda”. Que tengo razón, que no es descabellada la idea de provocar el parto, que puede ser peligroso,… Resultado final: ingreso.


Y allí nos encontrábamos, a las dos de la mañana, en la habitación del hospital, mi madre, 7ven y yo, dispuestos a pasar la primera de muchas noches. 

19 comentarios:

  1. !Hola,vir!
    Q preciosisimo has puesto este nuevo blog,me gusta mucho.Siento q tuvieras todos esos problemas con tu embarazo,pero menos mal q salio todo bien.Ya nos contaras q paso antes de tener a la princesa,q me imagino q ya estara enorme de grande,besitos para ella.

    Una alegria leerte,gracias por tus amables palabras en mi humilde espacio,me dio mucha alegria.
    Muchisimos besitos,preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Lady Celeste! Gracias, un aire nuevo para tiempos nuevos, ;) Todo salió bien, eso es lo importante, sí. Mi princesa es un solete que me hace sonreír a cada minuto. Besitos y gracias a ti.

      Eliminar
  2. que bonito Vir!!! curiosidad por las siguientes noches.... ;)Pá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues ya está la segunda parte, ¡qué bien leerte por aquí, Pá! ;))))

      Eliminar
  3. Y qué más?????!!! qué pasó después! Vir...esto no se hace!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, María, es que es muy largo, y no me gusta escribir entradas kilométricas en el blog, pero ya está la segunda parte, ¡y pronto la tercera!

      Eliminar
  4. Ya era hora!!!
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, a ver si ahora que vuelvo yo te animas tú a contar algo, que llevas una buena temporada sin decir ni pio, ¡jajajajajaja! Beso gigante, muaks!!

      Eliminar
  5. ya esta... y ahora??? venga, que quiero saber maaaas......

    ResponderEliminar
  6. ya esta... y ahora??? venga, que quiero saber maaaas......

    ResponderEliminar
  7. ya esta... y ahora??? venga, que quiero saber maaaas......

    ResponderEliminar
  8. ya esta... y ahora??? venga, que quiero saber maaaas......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajajaja! ¡Cuánta impaciencia! Poco a poco, que así sabe más, besitos, Cris!!

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. ¡¡¡¡Pero si tú ya te lo sabes!!!! :)

      Eliminar
  10. Pues espero que vaya todo bien, para la mamá y el niño. da miedo que te reciban en urgencias y te puedan mandar a casa teniendo que ingresar, pero bien hecho por insistir. Que salga todo bien, ya nos contarás. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo fue bien, pasó hace ya cuatro meses y medio, así que no hay de qué preocuparse. La verdad, no pasé mucho miedo, tenía las cosas muy claras y me fiaba de mi matrona y de mi instinto. ¡Abrazo!

      Eliminar
  11. Ufffff!!!! cuánto estrés. De lo cual concluyo que, al margen de razones más obvias, nunca podría ser madre. Cuánta valentía se necesita!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguna vez te animas a ser madre y lo consigues, ¡¡yo quiero estar ahí para verlo!! Pedazo de hito científico, ¡jajajajaja! Beso!!

      Eliminar

¡Cuenta, cuenta! Comparte tus impresiones,